Churros de Pescado

  • Receta de Churros

  • Churros de Papas

  • Churros de Canela

  • Churros de Chocolate

  • Churros de Maíz


  • "Churros de Pescado"

    Receta de Churros de Pescado


    Los churros de pescado son un tipo de churros muy diferentes a los churros tradicionales de harina que todos conocemos. Son perfectos para tomar como parte un almuerzo o cena, y una forma especial de comer pescado. Aquí tienes la receta completa.

    Ingredientes:

    - 100 gramos de harina
    - 500 gramos de filetes de pescado blanco
    - Un par de dientes de ajo grandes
    - Un poco de perejil picado
    - Una pizca de sal
    - Un poco de colorante
    - Un vaso de cerveza
    - Aceite de oliva virgen
    - Un par de huevos




    Preparación:

    Aunque no son churros tal y como los conocemos de forma tradicional, esta receta de churros de pescado es tan especial como su sabor, y seguro que te encantará probarla. Vamos a detallar el proceso de preparación paso a paso para que si te animas a hacerla en casa te resulte lo más sencillo posible.

    Puedes emplear el pescado blanco que más te guste, lo mejor es usar pescado ya fileteado. Lo vamos a cortar en forma de tiras alargados de un par de dedos de grosor, más o menos, y los colocamos sobre un recipiente amplio. En un mortero vamos a majar el ajo con un poco de sal, un chorrito de aceite de oliva y un poco de perejil picado, y cuando esté bien machacado y mezclado, lo añadimos por encima del pescado, repartiéndolo bien por el mismo. Dejamos un par de horas reposando en el frigorífico.

    Cuando pase ese tiempo, sacamos el pescado de la nevera y en un recipiente aparte vamos a mezclar los huevos con la cerveza, un poco de sal y un poco de colorante, lo mezclamos bien y después añadiremos la harina poco a poco, removiendo bien hasta conseguir una masa homogénea y sin grumos.


    Ponemos a calentar una sartén con abundante aceite de oliva virgen, y cuando esté bien caliente, iremos rebozando las tiras de pescado con la mezcla anterior, y las freímos bien hasta que quede dorada por todos lados. Al sacarlas las colocamos sobre unas servilletas de papel para que absorban el aceite sobrante, y cuando acabemos de freírlas todas, ya podemos servirlas para comerlas antes que se enfríen.